¿Por dónde empezar?

¿Por dónde empezar? – ¡Hey tú! ¡Ya empezaste, y de la mejor manera!

Esta es la pregunta que solemos hacernos una y otra vez cuando nos creemos desorientados, bloqueados; sin embargo, la respuesta suele ser diferente a lo que leemos.

La pregunta sobre por dónde empezar, a qué dedicarnos, qué más realizar en nuestra vida, genera muchos bloqueos en nuestra mente cuando no tenemos muy claro lo anterior y muchas veces se reduce a la misma pregunta ¿por dónde empiezo?

Si tú también te hiciste esta pregunta alguna vez para lo que sea que querías realizar o si has tenido algún bloqueo, probablemente este post te ayude.

El realizarnos esta pregunta una y otra vez, en realidad no es del todo malo, pues demuestra que tenemos la intención de realizar algo que nos importa o que estamos dispuesto a realizar.

Muchos de nosotros nos hemos preguntado cómo empezar al descubrir nuestra misión o cómo empezar para por fin poder encontrarla. Sin embargo, he encontrado un par de ideas erradas que tú  y yo podríamos eliminarlas hoy mismo y nos podría acercar a ese comienzo que tanto buscamos. Recuerda que siempre, es cuestión de decisión.

La primera es que si buscamos realizar algo, rara vez lo haremos para sentirnos infelices a propósito. Sin embargo, hay una confusión en el momento de buscar la felicidad, pues la condicionamos a algún suceso y se vuelven parte de nuestro léxico frases como “solo seré feliz si entrego este informe”, “solo seré feliz si consigo una pareja estable”, “seré feliz siempre y cuando encuentre mi propósito de vida”, el pequeño gran error que cometemos es caer en “la trampa de la infelicidad” y creer que nuestra felicidad está condicionada.

Puedes haber escuchado o leído esto antes y hasta haberlo interiorizado algunas veces, el problema surge cuando lo olvidamos y volvemos a la misma creencia. Hace unas semanas tuve el placer de escuchar la siguiente frase que abrió mi mente hacia la eliminación de esta creencia: “Tú puedes ser feliz incluso en el contexto más infeliz”. ¿Cómo es esto posible? Por la interpretación que le damos a cada situación en nuestra vida, y es qué ¿por qué tratamos de controlar todo lo que nos sucede en la vida? Si solo el 5% podemos controlarlo nosotros. La clave está en la interpretación.

El segundo error que solemos cometer es aquel pensamiento de “el trabajo cuesta”, es decir, si tú disfrutas lo que haces, no es trabajo. ¿Quién ha pensado lo mismo? Si no te cuesta, no es trabajo, si no duele, no sirve, lo que conocemos como ¡NO PAIN NO GAIN! El trabajo no tiene que ser un sufrimiento, el trabajo puede necesitar de nuestro esfuerzo, más no de nuestro sufrimiento. Si encuentras tu pasión y propósito de vida, la disfrutas, vives al máximo, claro que habrá momentos difíciles, pero al recordar que realizar lo que amas, podrás tener la mejor interpretación y seguir el camino.

Es ahora donde podemos entender que se puede dejar de sufrir cuando nosotros estemos dispuestos a dejarlo de lado. Y si aún no sabes qué quieres, te dejo 4 pasos efectivos para que puedas acercarte a tu propósito de vida.

  • ¿Qué te gusta?

Realiza una lista de todo lo que te guste hacer, es un gran comienzo para recordar aquello que te gustaba hacer y probablemente puedas haberlo abandonado.

  • ¿Tienes el talento para desarrollarlo?

Ojo, tenemos muchísimos talentos, no te dejes engañar, encuentra y escribe todos aquellos que consideres, no te subestimes.

  • Reconoce si tienes la naturaleza psicológica / fisiológica para realizarlo.

Podemos tener 20 talentos, pero nuestra parte fisiológica puede permitirnos realizar solo 10 de ellos, tranquilo, sigue habiendo alternativas.

  • Contribución (¿Tú interpretas que es valioso para el mundo?)

Esto implica ser consciente y sincero, puede gustarte, tener el talento para hacerlo y tu naturaleza te lo permite, pero ¿sientes que aportas con esto? Si realmente lo sientes, adelante. Y si no, ya sabes, sé sincero, esto es lo que mantendrá tu compromiso con aquello que elijas.

En mi caso, estas preguntas reconfirmaron mi propósito de vida, si es que tú lo tienes identificado confirma el camino en el que estás; y si no, es una gran oportunidad de descubrirlo.

Retomemos, ¿Por dónde empezar? Eliminando aquel par de errores, la trampa de la infelicidad y la interpretación incorrecta. Además, las pregunta correctas para empezar, ya las tienes, son 4 y no solo una que te confunde o desorienta más.

 

Autor: Delia Choquehuanca para TICH

Economista y Blogger. Fundadora del Blog The Blackie Sheep. Especialista en estrategias de marketing digital con énfasis en la generación de contenido de valor. Graduada del Diplomado de Marketing Digital Estratégico en la Cámara de Comercio de Lima. Spekaer en eventos de posicionamiento de marca basado en blogging. Colabora en proyectos de pensamiento digital y medio ambiente.

Blog: http://theblackiesheep.blogspot.pe/

Instagram: https://www.instagram.com/theblackiesheep/