Para emprender no hay edad

En muchas ocasiones, él escuchó que nunca se sintió demasiado alcalde para cumplir tus sueños. Conozco historias de personas ancianas que cumplieron el sueño de ser paracaidistas a los 80 años, correr una maratón a los 78 años, convertirse en pintor a los 65 años, ser un atleta a los 78 años, pilotear un avión a los 68 años, ser periodista a los 86 años o volverse un escritor a los 75 años. Por eso te digo a ti, que estás leyendo: ¡Nunca es demasiado tarde para cumplir tus sueños! El momento de emprender es ahora, cualquiera sea la edad que tengas. Porque para emprender no hay edad.

Hace unos meses conocí la historia de un anciano que me impactó demasiado. Un anciano que siempre ha sido parte de mi vida pero yo nunca he estado aquí.

Recuerdo que siempre, desde muy pequeña, me encantaba hacia donde él estaba, pero en realidad no era por él solo por lo que hacía. Confieso que nunca me percaté de que él siempre estaba allí, pero que este viejo no importa que yo no tengo cuenta de su presencia. Él era feliz viendo como disfruta de lo que hacía.

Y ¿qué hacía este anciano? Bueno, este anciano tenía una receta secreta y el lugar donde yo estaba visitaba era su restaurante. Aquel anciano es conocido como el Coronel Sanders. Estoy segura de que también ha sido parte de tu vida.

Su historia es muy impactante porque sufrió mucho pero supo sobrevivir adelante. Desde muy pequeño tuve que trabajar para ser el sustento de su familia y no pudo terminar la escuela. A los 17 años ya había tenido 4 trabajos pero no fue tan bien como esperaba. Por 4 años fue conductor de ferrocarril. A los 19, se convirtió en padre pero su novia lo abandonó y huyó con su bebé. Es allí donde se decide estudiar e ingresar a la escuela de la escuela, sin embargo, lo suspensiónon. Solo le quedar seguir trabajando. Tuvo distintos empleos, desde vendedor de seguros hasta lavaplatos en una pequeña cafetería. Sin embargo, el Coronel Sanders tenía 65 años.

El primer día de su jubilación el gobierno le entregó solo 105 dólares, esto lo deprimió mucho porque él como el gobierno le dijo que no era capaz, que era un fracasado. Por esta razón, deprimido, sin trabajo y sin dinero decide suicidarse. Ese mismo día, empecinado en terminar con su vida, decide escribir su testamento, pero en vez de hacerlo, escribe lo que había logrado en su vida. Se dio cuenta de que había cosas que no había hecho. Es allí donde recordó que era muy bueno haciendo algo y que era cocinar.

Con 87 dólares compró pollo y comenzó a comer con su receta secreta, luego fue un vendedor de puerta con puerta a los vecinos de Kentucky, uno de los estados Unidos de América. ¿Recuerdas que los 65 años estaban decididos a suicidarse ?, pues a los 88, este anciano había construido una imperio y se volvió billonario.

Esta es la historia del Coronel Sanders, del anciano que ha sido parte de mi vida sin darme cuenta. Él es “el viejito” de KFC, el segundo restaurante más grande de comida rápida en el mundo.

 

Ahora su restaurante está en más de 120 países y es todo un éxito. Así que te digo algo, futuro emprendedor: si tienes una idea en mente pero no te atreves a hacerla, ¿qué te falta ?, ¿qué necesitas para lanzarte a la piscina? Si piensas que tu edad es una limitante, que quizás se está yendo a un burlar de ti, ya podrías estar equivocado; si estás leyendo esto y conociendo esta historia es porque la vida te está tratando de decir algo: atrévete a emprender. Sea la edad que tengas, el momento de emprender es ahora, porque para emprender no hay edad.

Mensaje dedicado a mi padre EUA.

Autora: Miriam Sandoval – Master Tich

Blog:  https://fecomolamostaza.wordpress.com/
Correo electrónico: sandoval.lopez.m@gmail.com