Liderazgo sin recetas

¿Qué es el liderazgo? Liderazgo es servicio, es brindar al equipo lo que este necesita en la forma y momento precisos.

Existen tantos tipos de liderazgo como personas en la organización. Cada cual lo ejerce a su modo y debemos evitar recetas acerca de cuál es el modelo ideal, porque sencillamente no pueden ser válidas para todos.

El liderazgo tiene que ver con tener y mantener el alto desempeño de un equipo dentro de una organización. El liderazgo es aquel que logra resultados al máximo nivel posible, sin disimular discrepancias ni emociones, y eso se consigue en equipos que permiten a todos sus miembros discutir sus criterios y luego comprometerse con un plan de acción apoyado, incluso, por quienes no están de acuerdo. El compromiso es tal que existe una exigencia mutua. Los equipos deben contar con la confianza, apertura al conflicto, compromiso, responsabilidad y pasión por los resultados, eso caracteriza el alto rendimiento.

La importancia del diálogo

Haciendo una analogía de la identificación de factores de éxito de un equipo deportivo y las empresas, los equipos deportivos de alto nivel poseen códigos. Por ejemplo, el “código del camerino o vestuario”. El camerino es casi sagrado, allí solo ingresan los autorizados por los propios jugadores, lo que allí se dice, allí se queda. No se vale hablar fuera de él para criticar a su propio equipo. En algunas empresas hace falta ese tipo de diálogo tan franco.

La cultura de medición es algo que empresas y equipos tienen en común, así como la toma de decisiones bajo presión, la retroalimentación inmediata de sus clientes y la necesidad de una alta capacidad de reacción ante la adversidad. Para lograr esto, a nivel mundial se están dando tendencias como un mayor énfasis en la solidez de una cultura organizacional, fundamentada en valores que incrementen el sentimiento de pertenencia, el compromiso con la rentabilidad sin afectar la calidad del ambiente de trabajo y la cooperación.

Tenemos muchos buenos empresarios que están aumentando sus capacidades personales en temas como inteligencia emocional, coaching, empoderamiento, comunicación asertiva, ejemplo personal y alineamiento de los factores humanos con la estrategia corporativa. Va surgiendo un liderazgo mucho más integral que aquel preocupado y ocupado exclusivamente por los resultados, los gerentes y empresarios son más receptivos a la autoevaluación y al cambio en sus conductas con la intención de ser más efectivos en el cambio de aspectos de la cultura que ya no funcionan en la empresa moderna.

¿Qué necesitamos?

La formación gerencial necesita ser cada vez más integral, con una mezcla inteligente entre las capacidades técnicas y las responsabilidades éticas y sociales del líder. Necesitamos más personas con la humildad requerida para ponerse al servicio de los demás y no para servirse de los demás, personas más creíbles como tales y no simplemente individuos ejerciendo posiciones de privilegio. Los miembros de las empresas no quieren que sus jefes sean mejores gerentes ni líderes, sino que sean mejores personas.

 

Autor: Hameth Pachas Espinoza

Profesional en marketing y administración de negocios. Especialista en estrategias de marketing en entornos online y offlline. Más de 8 años de experiencia en diseño e implementación de estrategias de marketing 360° en negocios B2C y B2B. Blogger y fundador del blog Marketing Cuántico. Blogger invitado en el blog Hablemos de Marketing.

Blog: http://marketingcuantico.blogspot.pe/