Emprendimiento en tiempos de cólera

La célebre obra del autor colombiano Gabriel García Márquez, “El amor en los tiempos del cólera”, narra la historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza. Un amor muy singular que con altibajos se enfrenta al tiempo para no morir exánime.

Un sentimiento similar podríamos decir que se cuaja entre el emprendedor y su espíritu de emprendimiento. Tras fracasar y aprender de ello, el emprendedor debe sortear una seria de vaivenes de distinto origen para mantener ese amor que lo motiva a ser independiente, a forjarse su propio camino y dejar huella con su obra.

Si bien es cierto, hoy en día no estamos en los tiempos de cólera –como en la obra de García Márquez–, pero podemos afirmar que todo emprendedor padece de complicaciones tanto internas como externas que pueden afectar su desarrollo si es que él o ella no poseen una férrea voluntad, talante y tolerancia al riesgo y al fracaso. No nos ocuparemos aquí de las dificultades internas (como la opinión de la familia, conformación de equipos, etc.) sino de las externas.  

Condiciones para el Emprendimiento

En el mercado actual, el emprendedor –sea que se dedique al mundo digital o no– está condicionado a lo que suceda en el país en el que va a desenvolverse. Así tenemos como principal actor al Estado. ¿Por qué? Pues para emprender con todas las de la ley debes contar con un RUC y una empresa formalmente inscrita para acceder a mayores oportunidades de financiamiento. No obstante, muchos emprendedores encuentran allí una traba, como por ejemplo, complejidad en el proceso de constitución de empresas, pago de impuestos asfixiantes, falta de incentivos monetarios y tributarios, excesivo uso de papel y demandante presencia física para algunos procesos, etc. Ello hace que piensen que el Estado solo favorece a los grandes empresarios. ¿Será cierto esto?

Otro obstáculo a eludir es la falta de liquidez para seguir adelante, es decir, de dinero para afrontar las deudas o inversiones necesarias para crecer. Muchos emprendedores recurren a préstamos de familiares, amigos, conocidos e incluso de personas que hacen de este tipo de negocios un bien muy lucrativo. Todo debido a que no existe mucha oferta de fuentes de financiamiento acorde al carácter emprendedor.

La otra cara. ¿Vamos cambiando?

Al margen de las falencias u omisiones del Estado, no podemos negar que paulatinamente está haciendo un esfuerzo para apostar más por el emprendimiento peruano. Los fondos de Innovate Perú, del Ministerio de la Producción, el Concytec y la gestión para el apoyo de organismos como el BID, son una muestra de esta preocupación. Apoyo que se suma al de empresas privadas y universidades, que con sus aceleradoras e incubadoras abren un panorama alentador.

En cuanto al financiamiento, las instituciones del sector están elaborando propuestas que atraigan a los emprendedores y apuesten por ellos. Incluso las fintech (esas iniciativas tecnológicas de fondeo directo que unen inversores con agentes deficitarios) van tomando un rol protagónico en nuestros días. La perspectiva en este sector es auspiciosa pero debe ser regulada y mantener estándares que permiten a los inversionistas brindar soporte financiero con total  seguridad y a los pequeños empresarios tomarlos, confiando en la legalidad de su origen.

Quizá un factor que aún está pendiente de trabajar es la cultura del emprendimiento. Esa cultura colaborativa en la que un emprendedor le consulte a otro emprendedor cómo resolver un problema y no se vean como competencia ni se menoscaben entre ellos. Un círculo virtuoso donde la solidaridad y la generación de conocimiento coadyuven al crecimiento sostenido de los proyectos y la gestación de una fuerza de cambio para el Perú.

Como sostiene Guillermo Quiroga, director de la Escuela de Posgrado de la UPC: “el ecosistema tiene tres patas: talento, recursos y cultura. Podemos tener talento, con los mejores profesionales, y recursos, con la aparición de fondos de riesgo. Pero la cultura es la clave”. La tarea está planteada.

Autor: Gonzalo Junco Luna

Redes Sociales:
LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/gonzalojuncoluna/
Twitter: @Gonzalo_Junco