Emprender es una decisión

Hace poco conversaba con una mujer de 30 años y le consulté: ¿por qué no te atreves a crear tu propia marca? Ella contestó: Tengo miedo a que no funcione. Al comentarme su temor, intenté convencerla pero todo fue en vano.

Motivada por esta breve charla, decidí escribir este artículo pues deseo brindar un mensaje a aquellas personas que aún no se atreven a vivir esta experiencia y tienen miedo a arriesgarse.

Para emprender tienes que tener decisión ya que es la base de todo lo que vas a hacer y si no crees en lo que haces ahí corres el riesgo de fracasar. Un emprendedor tiene la actitud de querer innovar siempre, buscar las herramientas adecuadas para encontrar oportunidades de negocio y si no tiene cómo invertir, ingeniarse y acudir a lo que tiene a la mano.

Antes yo tuve una faceta de desánimo porque sentía que no podía lanzar un negocio. Pensaba que tenía que tener dinero y no revisaba opciones, y a veces algunas personas me decían: “si no tienes plata no puedes empezar ya que necesitas local, buen billete, permisos, documentos legales, registrar la marca”…, entre otras cosas que se requieren para poner en funcionamiento una empresa.

Actualmente, las cosas han cambiado. Con la tecnología y la innovación eres capaz de crear, informarte de las necesidades del público que lo solicita y listo. Hoy es sencillo tomar la decisión y vivir la experiencia. Yo comencé así. No tenía dinero y ya estaba cansada de trabajar para un jefe, al igual que mi pareja. Además, tenía dudas que me duraron como tres meses hasta que conocí un mundo tecnológico diferente que me hizo analizar y atreverme a asumir el reto de lanzar mi propia empresa.

Mi pareja y yo nos lanzamos, y hoy tengo una marca que se dedica a la Comunicación Digital. Mi decisión ya estaba en marcha. Asimismo, veía a otras personas haciendo lo mismo que yo y, bueno, otras que aún seguían con esas dudas y nervios. Aprendí que para todo emprendimiento se necesita tener “DECISIÓN”, luego sacar ideas, atreverse a experimentar y si se falla, volver a empezar sin perder la actitud y ser optimistas.

No tengas miedo a abandonar tu trabajo. Sabemos que es un faceta muy difícil y es probable que sientas que te vas a endeudar. ¡Completamente falso! Si eres ingenioso y le dedicas “TIEMPO” a todo lo que haces, todo estará bien.

Comienza por una “LLUVIA DE IDEAS” y elige las más interesantes que puedan beneficiar a tu futuro negocio; arma tu “EQUIPO”, para comenzar que sea pequeño porque será fácil manejarlo, recuerda que en grupo las cosas salen mejor y sin querer queriendo la “IDEA DE NEGOCIO” sale como pan caliente; luego, “ORGANÍZATE” y “ANALIZA” cómo puedes empezar este nuevo reto; y la siguiente fase es “MARKETEARSE” al 100 % usando la tecnología. Existen herramientas que te pueden ayudar a crecer, hacer que el público conozca tu negocio, ganar dinero y lo mejor de todo: “HACER LO QUE MÁS TE GUSTA”. Esta idea de la que hablamos en un inicio debe estar referida al rubro en el que tú te desempeñas, pues así se hará más fácil que corras el riesgo.

Todo comienzo es complicado pero al final disfrutas de tu “ÉXITO”, y si eres “EFICIENTE”, el miedo se irá y te sentirás más seguro no solo al administrar tu negocio sino de “INNOVAR”.

Autor: Master Tich Angela Farfán Espilco

Periodista colegiada, especialista en Gestión de Pequeños Negocios, Comunicación y Marketing Digital. Empedernida en el mundo de las letras, poeta y escritora LGTB, poeta de la CADELPO, creadora del blog “ÁNGEL CAÍDO” y Gerente General de la empresa WOM.COM, Comunicación Digital.

Blog: https://arfe-writer.blogspot.pe/
Redes Sociales: