El sacrificio en la inteligencia emocional

Meses atrás recibí un taller muy interesante sobre inteligencia emocional en una universidad muy prestigiosa en Lima, Perú; dicho taller nutrió mucho los escasos conocimientos que tenía sobre el tema; me incentivó a poder desarrollar hábitos que veía dormidos en mí, pero que poco a poco, tomaron forma y seguirán perfeccionándose hasta el último día de mi vida.

Según la real academia de mi propia lengua, la inteligencia emocional es saber controlar nuestras emociones en las distintas situaciones de nuestras vidas para el bien personal y comunitario. Aprendí también que la inteligencia emocional tiene 5 habilidades: autoconciencia, autodominio, influencia personal, empatía y  automotivación.

Dentro de todo el abanico de conocimientos, definiciones, ejemplos y más, llamo mucho mi atención la habilidad del “autodominio”; y ¿sabes por qué? porque no era lo que yo pensaba, porque no es tan fácil como muchos lo pintan, no solo es concentrarte y repetirte “debo dominarme a mí mismo” (Bis); no es solo respirar profundo y echar todo atrás para que nada me perturbe. El autodominio para mi es una dura batalla y lucha diaria que si deseas verdaderamente obtener se debe pelear tan igual como en un combate, y aunque no es una pelea de cuerpo a cuerpo, en realidad es un combate espiritual que no se ve pero se siente y muy dentro del alma.

Me agradó mucho cuando el profesor que dictaba el taller cito un estudio llamado “la prueba del marshmallow”, el cual consta de un experimento que se realizó a unos niños entre 3 a 5 años; dicho experimento, consiste en colocar un marshmallow frente a ellos y bajo la condición de que si no comen el marshmallow hasta que la moderadora regrese, ellos tendrían como recompensa otro marshmallow. ¿Te imaginas a un niño soportar el hecho de no comer un dulce que esta frente a sus ojos por unos minutos? Pues para aquellos niños esos minutos debieron ser eternos.

Al ver el video, que luego compartiré líneas abajo, note algo bastante interesante; y es que en cada carita que ponían los niños al tratar de soportar el hecho de no comer el delicioso y blanquísimo marshmallow, note que el sacrificio era lo que ellos estaban aplicando en aquel experimento. En el video se puede apreciar las caritas de sufrimiento de cada niño, algunos solo saboreaban el marshmallow sin poderlo comer, otros lo olían para tener la sensación de haberlo comido, otros simplemente no pudieron contenerse y comieron el marshmallow. Pero todos vivieron lo que es el sacrificio de no comer su delicioso marshmallow.

El profesor, dentro de las definiciones y ejemplos; cito otra palabra que se evita escuchar hoy en día y es MORTIFICARSE; según la real academia, ahora sí, de la lengua española; mortificar es “Domar las pasiones castigando el cuerpo y refrenando la voluntad”, esto suena a flagelación, dolor, cruz… ¿Será bueno esto? Algunas personas lo hacían y lo ofrecían para un bien común y comunitario, como los santos, los cuales se dice que se mortificaban realizando ayunos de largas semanas ofreciéndolos para la salvación de las almas descarriadas.

Recapitulando, les decía que siempre tuve una idea errónea de lo que era el autodominio o quizás entendía de una manera incorrecta lo que es “tener capacidad de canalizar o controlar nuestras emociones” “contener las emociones” y algunas otras definiciones.

Con estos claros ejemplos de personas reales de carne y hueso pude comprender que el autodominio es el producto final y que el camino para lograrlo se llama sacrificio.

¿Quieres saber cómo obtener esta habilidad en tu vida?

Te cuento que nadie se auto domina de repente, esto es un trabajo duro y constante que se debe repetir, para que se vuelva una virtud y parte de nuestra vida. Por eso quiero compartirte estos 3 consejitos que podrán ayudarte a tener autodominio y fortalecer tu voluntad:

  • La ley de los 5 minutos: Si deseas autodominarte, pues debes comenzar a debilitar aquello que no te ayuda. Esta ley consiste en esperar 5 minutos para hacer las cosas que te gustan. Por ejemplo, algunas veces (para ser honesta) lo aplico antes de comer; al igual que los niños, mi debilidad es comer, pero, no dulces, sino la riquísima comida de mi madre; así que cuando mi plato está servido y estoy sentada en la mesa lista para probar el primer bocado, espero 5 minutos. Esto ayuda a dominarse, créeme.
  • Minuto heroico: Consiste en que ni bien suene el despertador, en ese preciso minuto te debes levantar de la cama. Esto lo practicaba también mi profesor; he tenido la oportunidad de aplicarlo y en realidad es duro, cuesta, pero vale la pena. Así que te invito a practicarlo diariamente y poco a poco se volverá un hábito y verás los grandes cambios en tu vida.
  • Comer más de aquello que no te gusta y menos de aquello que te gusta: Es importante “sacrificar” el paladar como aquellos niños del video. Una psicóloga y neurocientífica J. Casey, publicó en 2011 un estudio similar al de la “prueba del marshmallow; ella había hecho un seguimiento a los niños evaluados hasta su adultez y el resultado fue asombroso. En general, los que habían logrado contener sus impulsos de comerse la golosina, durante su vida, habían sido más capaces de perseverar en conseguir sus objetivos profesionales, eran menos propensos a caer en la depresión, tenían vidas más estables y disfrutaban de relaciones más duraderas.

Es importante tener autodominio o mejor aún sacrificarse para obtenerlo, así que a partir de ahora no veamos al sacrificio como algo malo y temible, al contrario tomémoslo como una oportunidad  para poder fortalecer nuestra inteligencia emocional.

Mira “La prueba del marshmallow”.

Autor: Miriam Sandoval – Master Tich

Licenciada en Hotelería y Turismo con un especial enfoque en atención al cliente. Especialista en ventas de intangibles y coordinación de eventos. Luego de 10 años de experiencia profesional decide renunciar a su cómodo trabajo para emprender su marca personal. Actualmente es emprendedora digital y está comprometida con amor y pasión a proyectos en crecimiento. Gestora de contenidos digitales. Creadora del blog “Fe como la Mostaza” que narra sucesos de la vida cotidiana orientados a temas de superación personal. Asesora a emprendedores en marketing digital y es Master Tich en esta comunidad.
“He descubierto de lo que soy capaz y no me detendré hasta dejar huella en el mundo”.

0 comments on “El sacrificio en la inteligencia emocionalAdd yours →

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *