El creativo saturado

Muchas personas creen que los llamados creativos son personas con facultades extraordinarias y viven en mundos completamente opuestos al normal. Se piensa que son extravagantes, de ideas extrañas, con gustos exquisitos y estilos de vida que podrían ser sacados de un cuento de ficción. Los relacionan también con estilos de moda muy llamativos, cabello en colores artificiales y con actitudes de paz y tranquilidad infinita.

Lo que no saben es que los llamados “creativos” son personas como cualquier otra, tienen un ritmo de vida diaria que muchas veces los satura y genera los llamados “bloqueos” afectando su trabajo y su día a día

¿Pero por qué suceden estos bloqueos si son personas de supuesta felicidad y paz eterna?

Esto sucede porque la mayoría de estas personas suelen dedicarse 200% a su trabajo y se olvidan del tiempo para uno mismo. Recordemos que el trabajo de un creativo consta en la creación de nuevos conceptos, ideas y proyectos; es por ello que deben encontrar el tiempo para descansar, relajarse, inspirarse y poder crear.

Algunas cosas que un creativo debe hacer pero se le olvida:

Divertirse: Debe disfrutar lo que hagas. No tiene caso dedicarse a hacer algo que no te gusta.

Sentir: Al entrar en el proceso creativo, lo que se busca es generar emociones que impacten con los usuarios. Para generar estas emociones, el creativo debe ser capaz de poder sentir emociones y transmitirlas en su trabajo.

Investigar: Todos los días se aprende algo, el creativo debe ser una persona en búsqueda de información continua. Mientras más información se tenga sobre un tema, mejor contenido de valor de puede producir.

Actualizarse: Debe mantenerse al tanto de lo que pasa el mundo y a sus alrededores, nuevas tendencias, conceptos, proyectos y todo lo relacionado con el mundo creativo.

Compartir: El conocimiento no sirve de nada si no se comparte. El compartir información genera opiniones y críticas de externos que pueden ayudar a nutrir los conocimientos.

Bocetar: Como si fuera el último día de tu vida. El creativo pasa por procesos mentales todo el tiempo y muchas veces de esos procesos surgen ideas que si no se apuntas, se olvidan. El bocetar es muy importante porque ayuda a la práctica constante y a tener un registro de lo que la mente crea.

Trabajar: Debe mantenerse en actividad constante, buscando nuevos proyectos o generando nuevas ideas que reten a mayores desafíos al creativo.

Mostrar su trabajo: Debe darse a conocer el mundo digital aprovechando las redes sociales y las nuevas plataformas.

Tomar una pausa: Las pausas son muy importantes, sino se toman el cerebro creativo se cansa y se satura, regresando a ese estado de bloqueo al cual nadie quiere llegar.

Ser uno mismo: el creativo debe ser siempre honesto y sencillo, el éxito no debe nublar su visión de trabajo en equipo y disfrute de vida.

Recordemos que la saturación mental puede darse en cualquier momento si no se toma en cuenta esas pausas necesarias para despejar la mente. No solo le pasa a los creativos, pasa a todas las personas y puede llegar a afectar en ámbitos no previstos como la salud y la familia.

A tomar una pausa!

 

Autor: Master Tich Gianina Roxana Aramburú Lastarria
CEO y Founder de Izanami. Licenciada en Dirección y Diseño Publicitario (Instituto de Educación Superior Tecnológico Privado Toulouse Lautrec). Graduada de los Diplomados de Administración, Ventas y Marketing Digital Estratégico de la Cámara de Comercio de Lima. Especialista en conceptualización de marca y desarrollo de contenidos digitales. Actualmente colabora con proyectos de pensamiento digital y responsabilidad social.